El personal de salud en España en riesgo por Covid-19: 6 muertos y 12 mil infectados

30/03/2020 - 20:00

Redacción MX Político.-   En España, preocupa mucho el elevado número de profesionales sanitarios infectados por el coronavirus, que ya dejó seis muertos (cinco médicos y una enfermera).

El balance de las autoridades hecho público este lunes, cifra en casi 12 mil 300 médicos, enfermeras u otro personal sanitario infectado, alrededor de 4 mil más que los datos registrados en Italia (aunque allí hay cerca de 60 médicos muertos).

Encarni, una enfermera bilbaína de 52 años, se convirtió en la primera profesional del sector fallecida, la madrugada del miércoles 18 de marzo, tras seis días internada en el hospital de Basurto.

Ella había atendido a un hombre de 82 años que se convirtió en el primer fallecido por el Covid-19 en el país vasco, el 4 de marzo. Los análisis revelaron que la dolencia pulmonar del adulto había sido provocada por el coronavirus.

Consternados, los compañeros de la enfermera del hospital de Galdakao, en Euskadi, aseguraban que en el trabajo era una profesional muy precavida que siempre seguía las normas de seguridad. Una vez contagiada, la enfermedad progresó muy rápido. Los vascos homenajearon el día 19 a la enfermera con el aplauso que a diario se escucha en balcones y ventanas por los “héroes” del personal sanitario, pero también prendieron velas y las linternas de los celulares.

El sistema sanitario en España se encuentra al límite. Este lunes 30, 17 días después que en el país se estableciera el estado de alarma, el registro gubernamental rebasa las 85 mil personas infectadas, solo por debajo de Estados Unidos e Italia. Esto significa 6,398 nuevos casos en tan solo 24 horas.

El último balance del Ministerio del Interior también registra 7 mil 340 muertos, 812 más que el domingo. La cifra se reduce ligeramente después de dos días consecutivos de alcanzar el máximo repunte, con 838 y 832 muertes el sábado y el domingo. Hasta hoy se han recuperado de la enfermedad 16, 780 personas.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, reconocía que una de las posibles razones de que la taza de contagio sea mayor a nivel europeo es por “la falta de equipo de protección individual”, sin embargo, es “un problema de acceso al mercado”, porque “no hay disponibilidad global fácil a estos equipos”.

El experto que cotidianamente informa sobre la gestión para atajar el coronavirus, habló este sábado en su habitual rueda de prensa, solo unas horas antes de que él mismo resultara con síntomas y que este domingo se confirmara que tiene coronavirus, y tuviera que ser suplido por sus colaboradores.

En esa intervención, explicó que buscan achatar la tendencia de contagios, sin embargo, aceptó que para los últimos días de esta semana las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) podrían llegar a una total saturación.

Las comunidades donde se concentran el mayor número de contagios entre los profesionales siguen siendo Madrid y Cataluña, aunque recalcó que “la distribución no es igual en todos los hospitales, unos están mucho más afectados que otros”.

Explicó que se registraron “dos o tres brotes” de coronavirus que se produjeron en hospitales al inicio de la pandemia, que tuvo un impacto en el número de profesionales afectados.

Cuando hay un profesional afectado, se les aplica el test y “se identifica a todos aquellos que den positivo”. No obstante, matizó, “dar positivo no implica siempre que sea viable, pero en todo caso, y por el principio de precaución, se consideran como positivos reales”.

Las cifras de 12 mil 300 profesionales contagiados aportado por la jefa de área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, María Jesús Sierra este lunes, difiere en 2 mil 586 sanitarios más registrados el fin de semana, ya que el viernes 27 el registro se ubicaba en 9 mil 444 contagios en el sector.

Explicó que “el 85% se están recuperando en casa” y aunque el número es alto, tienen “muy buena evolución”.

Hasta el sábado, el 8.8 por ciento de los profesionales infectados requirieron hospitalización, un porcentaje “muy inferior” al resto de los pacientes, donde se sitúa por encima del 40%.
“Hay miedo”
Beatriz es una enfermera que hace suplencias en el madrileño Hospital La Paz, uno de los epicentros de atención de los contagiados por el covid-19. Es la tercera ocasión que accede a hablar con el corresponsal en los últimos días, y se le escucha más agotada, luego de terminar una larga jornada.

“El sistema de sanidad (de España) está sometido a la mayor prueba de estrés. Es una locura entrar a trabajar, siempre todos cumplimos las normas de seguridad en el uso del equipo de seguridad, mascarillas, gafas, guantes, todo, pero es obvio que los niveles de cuidado se han incrementado, estamos enfrentando un virus de muy alto contagio”, explica vía telefónica.

- Cada que hablamos suben dramáticamente las cifras de profesionales sanitarios contagiados. Repito la pregunta: ¿Hay miedo entre el personal?

- Sí, como es natural, hay mucho miedo. Pero no es un tema del que solemos hablar entre compañeros, salvo lo de la falta de equipo individual de seguridad. Pero se nota y todos y cada uno extremamos los cuidados desde el inicio y hasta el final de una jornada. Nos cuidamos entre nosotros, nos vigilamos.

“Como dije, llevamos a rajatabla los protocolos de seguridad y durante la atención a los pacientes extremamos mucho los cuidados, porque es muy elevado el número de profesionales infectados.

“Tampoco es un miedo que nos paralice porque hay muchísima adrenalina, estamos superados en el número de pacientes. La UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) está prácticamente a su límite y el personal es insuficiente”.

Beatriz habla de lo duro que es terminar las jornadas de trabajo y tener que aislarse sin poder ver ni abrazar a su hijo, porque tiene que estar en cuarentena, pese a no tener ningún síntoma.

“Eso es una parte. La otra muy dura es ver derrumbado a un paciente infectado o un familiar y tener que decirles: `Me encantaría abrazarte, pero no puedo´”.

Y concluye: “Seguro vamos a salir de ésta (crisis), pero al final no sé cuál será el costo que vamos a pagar en número de contagiados y de muertos; y de personal hospitalario infectado”.

***

El sábado 28, la pandemia se cebaba contra la médica Sara Bravo López, de 28 años, la más reciente en fallecer. En un turno vespertino en el centro de salud de Mota del Cuervo (Cuenca), la doctora atendió a unos jóvenes con los síntomas del coronavirus.

Días después con los síntomas ella misma se dirigió en su coche al hospital La Mancha Centro en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), donde murió este sábado, luego de días de empeorar irreversiblemente su estado de salud. Fue sepultada sola y lejos de su madre y del resto de su familia.

El hospital que la atendió compartió un comunicado en redes que decía: “Los compañeros de nuestra Área Integrada nos unimos al dolor de su familia y amigos”.

El sábado falleció el secretario general del Colegio de Médicos de Albacete, Santos Julián Martínez de 65 años, que también trabajaba en el servicio de salud de Castilla-La Mancha.

El miércoles 25 murió la primera médica, Isabel Muñoz, quien tenía la obsesión de no contagiar la enfermedad, por lo que ella misma se aisló en su casa de Salamanca sin querer tener contacto con su familia mientras trataba de recuperarse desde el pasado 15 de marzo.

Este lunes falleció el médico Antoni Feixa, del Hospital Quirónsalud de Barcelona víctima del coronavirus, enfermedad que estaba combatiendo en primera línea desde hace semanas.

Tenía más de 15 años trabajando en este hospital de una red privada en la Ciudad Condal.

Los medios locales recogieron la opinión de sus compañeros, aún abatidos, quienes señalaron que el doctor Feixa estaba muy implicado, desde hace semanas, en la atención de los pacientes afectados por el covid-19.

El comité del gobierno que da seguimiento a la atención a la pandemia anunció que el Ministerio de Sanidad ha autorizado un ensayo de profilaxis contra el coronavirus en 4 mil profesionales sanitarios. Este ensayo evaluará la eficacia preventiva de tres estrategias en los médicos y enfermeros contagiados.

El gobierno ha contratado también a alrededor de 5 mil profesionales más, algunos les renovó sus contratos, ante la falta de personal por estas bajas por el coronavirus.

jam