México pide cancelar subasta con 120 obras arqueológicas prehispánicas en Francia

Redacción  Noticias MX.- La casa de subastas Millon pondrá a la venta mañana un lote de 120 piezas arqueológicas precolombinas en París; entre éstas, 95 piezas fueron saqueadas de México, principalmente de Teotihuacán, Guerrero, Oaxaca y las regiones Olmeca y Maya, mientras que algunas podrían ser "imitaciones creadas recientemente".

Tras expresar su "reprobación" ante la comercialización de piezas arqueológicas, el gobierno mexicano pidió a Millon que cancele la venta "como primer paso hacia la restitución de los bienes culturales auténticos a México".

Entre las piezas que se venderán mañana en el ostentoso Hôtel Drouot, la casa de subastas presumió una estatua de Coatlicue "única representante de su género", probablemente robada en la Ciudad de México, una estatua de Chalchiuhtlicue y distintas obras de la cultura Maya, entre ellas una vasija donde se representa el dios Chaac o una estatua de un sacerdote maya.

Las piezas formaban parte de la colección privada de Manichak y Jean Aurance, una pareja parisina de "artistas" burgueses, quienes tuvieron una "pasión naciente para las artes precolombinas" a principios de los años 60 y adquirieron una serie obras arqueológicas prehispánicas saqueadas y traficadas.

 

 

De acuerdo con Apro, previo a la subasta de piezas, que forman parte del patrimonio cultural mexicano -el cual es intangible--, las secretarias de Relaciones Exteriores y de Cultura informaron que Juan Manuel Gómez Robledo, el embajador de México en Francia, envió una carta a la casa Millon para expresarle la reprobación del gobierno mexicano.

En París, Gómez Robledo recordó que "la comercialización de piezas arqueológicas genera condiciones favorables para el recrudecimiento de los saqueos de tales ejemplares por parte del crimen organizado, a través de excavaciones arqueológicas ilícitas", y que "en paralelo, es un factor propenso a la falsificación, banalizando bienes que tienen un valor inestimable para los pueblos indígenas, que representan más de 15 millones de personas en mi país".

"La comercialización de piezas arqueológicas, como la subasta que tendrá lugar mañana, desafortunadamente es frecuente en Francia y en otros lugares de Europa", deploró el gobierno mexicano en un boletín emitido por la tarde, en el cual informó que la Fiscalía General de la República (FGR) pidió al Ministerio de Justicia francés que colabore en una investigación sobre los propietarios de estas piezas para "obtener su restitución".

Llamó al gobierno francés a "cooperar" para "aplicar efectivamente" la Convención de la UNESCO sobre las Medidas que Deben Adoptarse para Prohibir e Impedir la Importación, la Exportación y la Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales de 1970.

"No estamos fijando una posición respecto al gobierno de Francia, sino en relación a una empresa", subrayó Enrique Márquez Jaramillo, director de Diplomacia Cultural en la Cancillería.

Durante una conferencia de prensa, María Villarreal Escárrega, coordinadora nacional de Asuntos Jurídicos en el INAH, resaltó que "la propia venta en si misma representa un ilícito" y un "mercado negro", dado que "nuestra legislación no permite el comercio de estas piezas".

"No podemos saber de dónde salieron ni cuándo salieron. No hay manera de que lo conozcamos", abundó la funcionaria, quien resaltó que "este patrimonio que se subasta está en manos de familias, en el extranjero, y algún día deciden meterlo al mercado".

 

 

Denuncia por parte del INAH

Gómez Robledo detalló que el INAH interpuso una queja a través de la Fiscalía General de la República solicitando la cooperación del Ministerio de Justicia francés para impedir la referida subasta.

Las piezas provienen de zonas como Teotihuacán, Guerrero, Oaxaca y pertenecen a las culturas maya y olmeca.

Dominique Michelet, arqueólogo especializado en el arte prehispánico de México denunció el robo frecuente en este ámbito. Según el arqueólogo, la comercialización de tales obras no solo afecta el patrimonio directamente, pues "priva a estas piezas arqueológicas de su esencia cultural, histórica y simbólica, reduciéndolas a simples objetos de decoración".

Basándose en el peritaje de las obras que aparecen en el catálogo, se estima que "95 provienen del patrimonio cultural de México" anunció el gobierno  mexicano a través de su embajador. Las obras restantes proceden de Colombia y Guatemala.

A nombre de México, el embajador también expresó su deseo que Francia acepte "firmar la Convención del Consejo de Europa sobre Delitos relacionados con Bienes Culturales" adoptada en Nicosia en 2017, signada y ratificada por nuestro país en 2018, algo que Francia todavía no ha hecho.

Sin embargo, parece que la denuncia llega demasiado tarde pues Million no parece dar marcha atrás en la subasta.

(Con información de Diego Calmard)

JAM 
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto