Médicos cubanos, nuevo blanco de EU

22/03/2020 - 02:30

Redacción MX Político.- Reconocidas a nivel internacional por su lucha contra el ébola en África, las brigadas médicas son la “joya de la corona” de la política exterior cubana, pero Estados Unidos las puso en la mira acusándolas de injerencia política en la región y de ser el financiamiento del gobierno comunista.

Jamás intervenimos en ninguna decisión política en el país en el que estamos, sólo ofrecemos servicios médicos de salud”, dijo Margarita Salabarría, médica ginecobstetra que trabajó en Bolivia hasta el retiro de la misión médica.

Desde 1963, la cooperación médica internacional ha enviado a más de 400 mil profesionales de la salud a 164 países. El año 2019 cerró con 28 mil cooperantes sanitarios cubanos en 61 países, en 22 de ellos el programa es gratuito y lo cubre La Habana.

Cuba ha sido capaz de diversificar su oferta, desde médicos en consultorios en zonas pobres de África, pasando por servicios de oftalmología en Argelia, hasta la gestión de un hospital en Qatar, un ejemplo empresarial que se piensa ampliar a otros países del Golfo como Arabia Saudita.

Destaca la presencia en la aliada Venezuela, que tiene casi 20 mil de estos profesionales de la salud, de los cuales más de cinco mil son médicos en el programa Barrio Adentro, unos servicios que son abonados por Venezuela con el envío de combustible a precios ventajosos, aunque en los últimos años ha decaído hasta los 50 mil barriles diarios, la mitad de la cuota inicial.

Pero los cambios políticos en América Latina han significado duros golpes a la presencia médica en la región. A finales de 2018, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, canceló la cooperación de salud asegurando que agentes de inteligencia cubana se habían infiltrado entre los profesionales de la salud. Aunque el martes pasado el Ministerio de Salud de Brasil anunció que contratará de nuevo a médicos para combatir el coronavirus.

Al cese del convenio le siguieron otros países de la región como El Salvador, Ecuador y Bolivia, que iban cambiando sus gobiernos hacia otros más cercanos a Washington, lo que significó el retorno a la isla de más de nueve mil profesionales cubanos.

Aunque no se tienen cifras precisas sobre su impacto, es indiscutible que el cierre de estos convenios es uno de los factores que está incidiendo en la aguda escasez de divisas que padece Cuba en la actualidad”, aseguró el economista Ricardo Torres, investigador del Centro de Estudios de la Economía Cubana.

El régimen de Castro envía hasta a 50 mil médicos cubanos al extranjero para trabajar en duras condiciones. Abundan las historias de abusos. El régimen se embolsa 75% de los salarios de los médicos y los usa para mantener en el poder a los regímenes aliados”, tuiteó a finales de 2019 Michael Kozak, secretario de Estado adjunto de Estados Unidos. Es una actitud criminal, bochornosa e indigna, porque nuestros médicos sólo han brindado salud”, aseveró Jorge Delgado Bustillo, director de la Unidad Central de Cooperación Médica.

Delgado Bustillo dirige el organismo estatal que supervisa el envío de médicos cubanos al extranjero. El personal recibe estipendios para poder vivir en el país porque el salario es el que se mantiene en Cuba, indicó.

La cooperación médica es una de las principales fuentes de ingreso de divisas al país, pero el gobierno se defiende diciendo que no tiene una visión mercantilista y que en un tercio de ellas La Habana asume el costo total. Pone de ejemplo cómo desde el año 2006 hasta 2012 asumió todos los gastos de la cooperación con Bolivia por valor de más de 200 millones de dólares anuales, entre personal, insumos y equipamientos.

 

En general, la cooperación médica cubana es beneficiosa para La Habana y en 2018 significó al Estado cubano unos ingresos de más de seis mil millones de dólares. El gobierno cubano señala que van destinados a financiar el sistema público de salud, que es totalmente gratuito para toda la población.

En cambio, un informe de 2019 de la ONG Prisoners Defenders, para el que entrevistaron a más de 100 médicos, denunció que los profesionales cubanos trabajaban en condiciones de esclavitud y trabajo forzado.

Según varias fuentes consultadas por DPA, un médico en el exterior recibe entre 300 y 900 dólares para alimentación y sustento, mientras los cubanos mantienen sus salarios en la isla, de unos 50 dólares, que los reciben sus familiares. Además, los cooperantes tienen facilidades para la importación de electrodomésticos al país cuando terminan su misión.

Mayrin Tablada estuvo tres años de médica en un consultorio en Venezuela, la distancia de su familia fue una etapa dura, pero con los ahorros de la misión pudo pagar la fiesta de 15 años de su hija mayor. “Un televisor nuevo para el salón y ayudar a mi hermano con los cambios de las piezas del carro”, señaló.

Salen de forma voluntaria a cumplir una misión y antes se discute con ellos un convenio que lo aceptan o no lo aceptan”, afirmó Delgado Bustillo. La escasa diversificación de la economía cubana tiene dificultades para encontrar otro tipo de exportación que genere este nivel de ingresos.

 

 

 

afm