Larga vida al español

Redacción  Noticias MX.- Durante la XXXI Reunión de Embajadores y Cónsules (REC), realizada en la Secretaría de Relaciones Exteriores a principios de enero, la presidenta de El Colegio de México (Colmex), Silvia Giorguli, presentó la versión más reciente del Diccionario del Español de México.

 

Reúne alrededor de 35 mil vocablos en su versión digital y es resultado de un proyecto iniciado en 1973 por el diplomático, escritor y político Antonio Carrillo Flores (1909-1986), exsecretario de Relaciones Exteriores y entonces director del Fondo de Cultura Económica (FCE).

 

El proyecto es dirigido desde su origen en el Colmex, por el profesor e investigador del Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios, lingüista y lexicógrafo Luis Fernando Lara. En la introducción de la versión digital, cuenta que su maestro el lingüista Antonio Alatorre (Los 1001 años de la lengua española, FCE) lo embarcó en esta aventura que sabían duraría años o no sería compilación exclusiva de mexicanismos sino un diccionario del español utilizado en nuestro país desde 1921.

 

“…es un diccionario integral del español en su variedad mexicana, elaborado sobre la base de un amplio estudio del Corpus del español mexicano contemporáneo (1921-1924) y un conjunto de datos posteriores a esa última fecha hasta el presente”, dice la presentación, que puede consultarse en https://dem.colmex.mx/.

 

 

 

 

 

 

Además de los vocablos, el diccionario ofrece información sobre tiempos verbales, conjugaciones regular e irregular, reglas de ortografía, escritura de los números, gentilicios de la República mexicana, abreviaturas y materiales en video. Asimismo, el vocabulario fundamental del español en México, medidas del rendimiento funcional y el Corpus del español mexicano contemporáneo.

 

Fue presentado en la REC, pues se pretende hacerlo un instrumento para la promoción de México en el extranjero, partiendo de que es el país con el mayor número de hispanohablantes en el mundo, y a decir de Lara Ramos la segunda lengua más hablada en el mundo después del chino, e incluso más que el inglés, indicó Apro.

 

Se le pregunta al lingüista –en el marco de los 500 años de la llegada de Hernán Cortés y más allá del debate de la conquista y de si España debe disculparse o se debe pensar en una reconciliación– cómo hacer del español mexicano una forma de resistencia frente a los embates de la globalización, problemas como la migración o los constantes ataques del presidente estadunidense Donald Trump:

 

“Usándolo, directamente. Hay algo que me molesta de ciertas clases sociales mexicanas: uno abre una revista y los anuncios de moda hablan del ‘new look’ y las ‘fashion’ (y podrían agregarse el ‘outfit’), etcétera. ¿Por qué lo tienen que decir así? Lo podemos decir perfectamente en español, no de la misma manera, afortunadamente, porque lo bonito son los contrastes entre las lenguas. Pero tenemos que convencer a estas clases sociales de que se pueden decir las cosas en español.”

 

Subraya que la publicidad generalmente hace mal uso del español. Recuerda haber visto un anuncio hace algunos años en Avenida Insurgentes para promocionar un ron. Decía “untameable”. Se quedó pensando sobre el significado hasta que cayó en la cuenta de que era “indomable”, pero en inglés.

 

No pasa por alto que en México ha habido grandes publicistas, comenzando por Javier Villaurrutia, Salvador Novo o Fernando del Paso, que usaron adecuadamente el idioma. Evoca entonces otro anuncio de unas galletas que vio recientemente: “Siempre son deliciosas, nunca indeliciosas”. En su opinión puede parecer raro decir indelicioso, pero es absolutamente correcto.

 

–El diccionario debe ser una labor interminable, pues siempre habrá palabras por incorporar, ¿cuál es el futuro para el idioma?

 

–El futuro está en nuestras manos si seguimos hablando español, fomentando la educación, la cultura, la apertura al mundo. El futuro del español es tan largo como nuestro propio futuro. Por el momento diría: va a durar muchos siglos, sólo espero que nuestros descendientes no decidan olvidarse de él de pronto.

 

JAM

Minuto a Minuto