20/02/2020 - 20:00

Redacción  Noticias MX.- Roger Stone, el exasesor político del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue sentenciado a tres años de cárcel por haber mentido al Departamento de Justicia y por manipulación de testigos durante la investigación federal bautizada como Rusiagate.

 

Amy Berman Jackson, la jueza de la Corte Federal del Distrito de Columbia (Washington, D.C.), indicó que los 40 meses de prisión con los que castigó a Stone son una sentencia adecuada para alguien que de manera deliberada mintió a fiscales del Departamento de Justicia.

 

“El acusado de forma deliberada manipuló su testimonio e intentó hacerlo con el de otros personajes involucrados en un caso delicado de seguridad nacional y sobre la integridad de los procesos electorales del país”, dijo la magistrada antes de dictar sentencia.

 

Stone, de 67 años, fue asesor de Trump durante su campaña presidencial de 2016, periodo durante el cual y, de acuerdo con la investigación que llevó a cabo el fiscal federal independiente Robert Mueller, el gobierno de Rusia buscó manipular las elecciones presidenciales estadunidenses.

 

Mueller reportó al Congreso federal que este personaje mintió bajo juramento cuando fue cuestionado por fiscales del Departamento de Justicia y agentes del FBI sobre el involucramiento de funcionarios de la campaña presidencial de Trump con los rusos.

 

Al mismo tiempo, el también amigo personal del presidente de Estados Unidos fue enjuiciado por la acusación del equipo de fiscales –a cargo de Mueller– de que manipuló a otros testigos que hablarían sobre el caso Rusiagate ante un comité legislativo federal.

 

El fiscal independiente del Departamento de Justicia investigó la posible colusión de la campaña proselitista de Trump con el gobierno ruso para socavar los comicios presidenciales de noviembre de 2016 en detrimento de la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton.

 

En su reporte al Capitolio con las conclusiones de la pesquisa, Mueller informó en 2019 que Moscú intentó infructuosamente intervenir para favorecer a Trump, pero eludió emitir un fallo sin exonerar a la campaña proselitista del ahora presidente del presunto contubernio con los rusos.

 

En días recientes, los cuatros fiscales del Departamento de Justicia que estaban a cargo de la acusación en el juicio contra Stone renunciaron abruptamente luego de que el procurador General de Justicia, William Barr, interviniera para pedir una sentencia benévola para Stone.

 

El presidente Trump, desde que comenzó el juicio de su ex consejero electoral y político, ha criticado a la jueza calificándola de parcial y de tendenciosa para favorecer los intereses del Partido Demócrata y de quienes falsamente lo acusaron de asociación con los rusos.

 

“El comportamiento y las acciones del señor Stone provocan asco y consternación”, subrayó la magistrada federal cuando aleccionaba al acusado, momentos antes de determinar el tiempo al que lo sentenciaría a pasar tras las rejas.

 

En la capital de Estados Unidos y en especial entre funcionarios y legisladores del Partido Demócrata, corre el temor de que el presidente Trump, por el poder constitucional irrevocable que tiene, anuncie eventualmente el indulto a la sentencia de Stone.

 

Ni el Congreso federal estadunidense ni el Poder Judicial pueden abolir la prerrogativa presidencial que tiene el presidente de los Estados Unidos para condonar la sentencia de cualquier persona a quien considere que ya pagó sus culpas o fue sentenciada injustamente.

 

Tras la intervención de William Barr en el caso del ex asesor electoral del presidente Trump, unos mil 100 exfuncionarios del Departamento de Justicia, entre estos decenas de fiscales, pidieron la renuncia del procurador General de Justicia.

 

JAM