20/02/2020 - 11:00

Noticias MX.- El Gobierno de Australia anunció este jueves la creación de una comisión real que investigará a nivel federal la ola de incendios forestales que devastaron al país durante el reciente verano y que causaron la muerte de más de 30 personas y miles de hogares destruidos.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, explicó que el objetivo principal de la comisión es "mantener a los australianos a salvo".

"Lo que esta comisión real está analizando son las cosas prácticas que deben hacerse para mantener a los australianos más seguros en veranos más largos, más calurosos y secos". "En las condiciones en que los australianos vivirán en el futuro", afirmó Morrison citado por Sky News.

Según el primer ministro, el "Verano negro" ha supuesto un desafío a todos los niveles del Gobierno, por lo que defendió la necesidad de abrir una comisión de investigación a nivel federal.

 

La Comisión Real sobre los Planes ante Desastres Naturales, también conocida como la Comisión Real de Incendios Forestales, evaluará el nivel de preparación, la respuesta y la capacidad de Australia para recuperarse de catástrofes como la última ola de incendios.

"La investigación reconoce el cambio climático, el mayor impacto del hecho de que nuestros veranos sean más largos, más secos y más calurosos y se centra en acciones prácticas que tienen relación directa a la hora de conseguir una Australia más segura", dijo Morrison, citó la cadena ABC News.

En Australia, las catástrofes naturales suelen gestionarse principalmente a nivel de los gobiernos de cada estado pero la investigación se realizará a nivel federal siguiendo el esquema del Gobierno federal y su respuesta ante la emergencia.

El general Mark Binskin, exjefe de Estado Mayor de la Fuerza de Defensa de Australia, liderará la comisión de investigación, a la que sumarán otros dos comisionados: la ex jueza de la Corte Federal Annabelle Bennett y el destacado abogado ambiental Andrew Macintosh.

La comisión de investigación federal recibió el encargo de presentar un informe provisional con recomendaciones para finales de agosto, antes de que comience la época en la que se concentran los incendios y que suele iniciarse en diciembre.