Acusan que cumbre EU-Corea del Norte está vacía

De acuerdo con una nota del diario español, “El País” esta cumbre  es histórica porque se ha preparado y fabricado para que esté junto a las otras en el álbum de la historia

Redacción: MX Político

Estados Unidos.- Algunos medios internacionales señalaron que la cumbre de Singapur  es una cumbre vacía ante la falta de acuerdos firmes  y concretos, este hecho se confirma si se revisa que los mandatarios de i se revisa que los mandatarios de  Estados Unidos y Corea  del Norte no firmaron  tratado alguno.

De acuerdo con una nota del diario español, “El País” esta cumbre  es histórica porque se ha preparado y fabricado para que esté junto a las otras en el álbum de la historia.

“En vez de convertir el encuentro en el momento de la rúbrica y culminación de un acuerdo largamente negociado, ambos han llegado a la cumbre con las manos vacías, han dedicado su encuentro a intercambiar banalidades y elogios, y han terminado firmando un comunicado lleno de muy buenos propósitos, pero sin apenas contenido” añade el medio europeo.

“Este es el contenido del insólito encuentro entre el dictador de Corea del Norte y el presidente de los Estados Unidos y no unas conversaciones o un acuerdo que, sencillamente, no han tenido lugar” aseguró el medio.

De acuerdo con los expertos, de los cuatro puntos del comunicado, los tres primeros, dedicados al restablecimiento de relaciones diplomáticas, regreso a la paz en una península formalmente en guerra y desnuclearización, no contienen compromisos, ni concreciones, ni fechas.

El cuarto es un compromiso también sin fechas de orden humanitario, aunque muy concreto respecto a la recuperación y repatriación de los prisioneros de guerra y desaparecidos.

Trump buscó aclarar los detalles de ese acuerdo en una conferencia de prensa después de la cumbre, pero al hacerlo, reveló detalles que parecieron confundir décadas de política de Estados Unidos en Asia.

El presidente estadounidense pretende reducir significativamente la presencia militar estadounidense, con la promesa de poner fin a los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur y finalmente retirar las tropas estadounidenses de la península de Corea.

Si Washington decide retirarse, Seúl y Tokio tendrían que echar un segundo vistazo a sus capacidades de defensa, incluso reforzarlas, la zona pasaría al control de China.

En el pasado, China se ha opuesto en reiteradas ocasiones a la presencia militar estadounidense en Japón y Corea del Sur, Tras finalizar la cumbre el ministro de Relaciones Exteriores, chino  Wang Yi, dijo que la cumbre fue de "gran importancia" y un paso adelante.

La comunidad internacional y los organismos internacionales  en general tomaron como positiva la reunión entre ambos mandatarios.

“El acuerdo de Singapur del 12 de junio quedará registrado en la historia mundial como un acontecimiento que puso fin a la Guerra Fría”: Moon Jae-in: presidente de Corea del Sur.

“China se alegra y brinda su apoyo… Se necesita un proceso de paz para la península (coreana) para resolver las preocupaciones razonables de Corea del Norte en materia de seguridad”: ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi.

“La intención de Kim Jong Un de ver una desnuclearización completa de la península coreana fue confirmada por escrito. Yo apoyo este primer paso hacia una resolución del conjunto de los asuntos concernientes a Corea del Norte”: primer ministro japonés Shinzo Abe.

“El documento firmado por Donald Trump y Kim Jong Un es un paso significativo,  aunque todo se haya logrado en unas pocas horas”: saludó la ministra francesa de Relaciones Europeas Nathalie Loiseau.

“El solo hecho de que esta reunión haya tenido lugar es, por supuesto, positivo... Solo podemos dar la bienvenida al hecho de que se ha dado un paso importante hacia adelante. Por supuesto, el diablo está en los detalles y tenemos que mirar concretamente eso. Pero el impulso, por lo que entendemos, se dio”, dijo el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, a la agencia TASS.

 

 

El histórico encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, dejó muchas preguntas flotando en el ambiente, en una nueva era de una relación bilateral entre ambas naciones aseguró el diario estadounidense The New York Times.

Hubo teatralidad, Trump prometía el acuerdo del siglo y muchos analistas esperaban que la situación se desmoronara poco después en reprimendas verbales, como sucedió después de la reciente reunión del G7 en Canadá, aseguró el rotativo estadounidense.

El medio enumeró una serie de situaciones que ocurrieron y otras que todo el mundo se quedo esperando

1. Prácticamente cualquier diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte, mientras siga, reduce significativamente el riesgo de que el desenlace sea una guerra que podría matar a millones de personas. El simple hecho de que hablen cambia las percepciones y comportamientos de ambos países tal que el conflicto es menos probable. Eso es muy importante.

2. El comunicado conjunto firmado por ambos líderes tiene varios clichés diplomáticos, pero, fuera de eso, no hay mucho más. No atiende ninguno de los temas pendientes, pero mantiene a ambos en la mesa.

3. Estados Unidos congela los ejercicios; Corea del Norte hace lo mismo para sus pruebas armamentistas. La intención es reducir las tensiones y crear oportunidad para que haya concesiones más significativas. Aunque no todos los expertos respaldan esta medida, es una idea poco radical.

4.-Estados Unidos preparó la cumbre de tal manera que Kim tiene concesiones simbólicas pero significativas. A solicitud de los norcoreanos, los dos países y sus líderes fueron presentados como iguales. Hubo tanta ceremonia como si se tratara de una boda real. Dado que la legitimidad del líder norcoreano es lo que más lo hace sentir vulnerable tanto en casa como fuera, este fue un importante regalo para él.

5.-  A Estados Unidos le cuesta poco hacer estas concesiones. Los analistas consideran que fue una oportunidad perdida para conseguir promesas más sustanciales de Corea del Norte, como un desarme parcial o que haya inspecciones de sitios nucleares mucho más a fondo.

6.- La reunión envía mensajes importantes a otros Estados enemistados. Kim parece haber forzado a Trump a sentarse en la mesa de negociación por medio de su desarrollo de armas nucleares y de misiles capaces de alcanzar territorio estadounidense. Pero los antecedentes de Kim respecto a los derechos humanos, de los peores en todo el mundo, no parecen haber tenido importancia alguna. Trump incluso sugirió que Corea del Norte podría volverse un gran destino turístico apenas un año después de que un turista estadounidense, Otto Warmbier, murió después de ser detenido por autoridades norcoreanas.

7. Si la razón de la cumbre era que el mundo estuviera mucho más cerca de resolver la crisis norcoreana, pues eso no sucedió. Corea del Norte no tomó medidas, ni siquiera retóricas, hacia un desarme de misiles y otras armas. Estados Unidos tampoco hizo cambios concretos a largo plazo; los ejercicios militares fácilmente pueden reanudarse. La reunión se quedó corta ante las grandes promesas de Trump sobre la desnuclearización (poner fin a cualquier desarrollo de armas nucleares) norcoreana. Sin embargo, tampoco se cumplieron los temores de analistas sobre si Trump anunciaría el retiro completo de tropas estadounidenses en la península o de si terminaría teniendo algún estallido contra Kim.

8. Las acciones de política exterior de Trump en otras partes quizá limiten lo que puede lograr con Corea del Norte. Al retirarse del acuerdo nuclear con Irán, pese a evidencia de que Teherán ha cumplido en varias ocasiones con las exigencias que son parte del pacto, y al incumplir o desvincularse de otros tratados importantes con aliados, Estados Unidos genera la sospecha de que no es confiable para respetar acuerdos sobre control de armas. Así que no esperen que el diálogo resulte en algún pacto sustancial y verificable.

9. Aun así, debe recalcarse ese primer punto: casi cualquier diálogo, incluso uno que enaltece a Kim y le da concesiones sin pedir mucho a cambio, reduce significativamente el riesgo de que haya guerra. Ese efecto se mantiene solo si las conversaciones se mantienen, entonces es muy probable que sea temporal. Sin embargo, como Trump dijo en la conferencia de prensa conjunta después de la cumbre: “Si tengo que decir que decir que estoy en un estrado al lado del comandante Kim y eso salva 30 millones de vidas o más, estoy dispuesto a decirlo. Estoy dispuesto a volver a viajar a Singapur, gustoso”.

 fhv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto