A 25 años de la Declaración de Beijing, la salud de las mujeres sigue siendo frágil y desigual: ONU

27/10/2020 - 21:59

Redacción, MX Político.-   La Organización de las Naciones Unidas (ONU) señaló que, a 25 años de la Declaración de Beijing, la salud de las mujeres sigue siendo frágil y desigual.

Si bien se han logrado avances en la reducción de la mortalidad materna y las prácticas de género nocivas, como la mutilación genital femenina, millones de mujeres siguen teniendo una necesidad insatisfecha de anticoncepción, según el British Medical Journal (BMJ). 

En el marco de la Cumbre Mundial sobre la Salud y el aniversario de la Declaración de Beijing, el BMJ encargó una serie especial de artículos sobre "La salud de la mujer y las desigualdades de género", para reflexionar sobre lo que se ha aprendido y lo que aún se necesita cambiar respecto de las prioridades articuladas hace 25 años para mejorar la salud de la mujer. 

Los textos, elaborados con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de Reproducción Humana (HRP) y el Instituto Internacional de Salud Global de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU-IIGH), advierten que el acceso a los servicios de salud para millones sigue siendo limitado debido a un énfasis en el financiamiento de la salud basado en el empleo, que excluye a las mujeres, quienes tienden a trabajar en sectores informales.

En tanto, la pandemia de covid-19 está limitando o revirtiendo los avances logrados hacia la igualdad de género, ya que las trabajadoras de la salud --que son la mayoría de los proveedores de primera línea-- corren más riesgo de infectarse. Y si bien existe un mayor reconocimiento de las mujeres como proveedoras de atención médica, muchas enfrentan acoso, violencia y abuso en el lugar de trabajo.

La pandemia también ha llevado al desempleo a millones de mujeres que trabajan en sectores informales. Además, las medidas de cierre han aumentado la carga de trabajo de cuidados no remunerados que éstas soportan, como el cuidado de niños, enfermos y ancianos, mientras que las medidas de distanciamiento han incrementado la violencia contra las mujeres y los niños.

Por otra parte, muchos gobiernos están cambiando las prioridades de los servicios de salud que se brindan en el contexto de covid-19 y están reduciendo el acceso a servicios esenciales, como la atención de la salud sexual y reproductiva, así como los servicios para sobrevivientes de violencia.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus; la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, y el rector de la Universidad de las Naciones Unidas, David Malone, señalaron que la salud, el bienestar y las necesidades de la mitad de la población mundial no pueden tratarse como algo secundario. 

De acuerdo con los expertos, las crecientes tasas de cánceres reproductivos, enfermedades mentales, enfermedades no transmisibles y nuevos brotes de enfermedades como el ébola, el zika y el covid-19, ponen de relieve la necesidad de tener un enfoque integral de la salud de las mujeres a lo largo de su vida.

Destacaron que invertir en la salud de la mujer es un imperativo moral e inteligente, ya que salva vidas, reduce la pobreza, aumenta la productividad y estimula el crecimiento económico con un retorno de la inversión de hasta nueve veces. 

Asimismo, resaltaron que el covid-19 “brinda la oportunidad de re-imaginar un futuro donde la salud de las mujeres y los derechos no son negociables, la igualdad de género es alcanzable y trabajar para lograrlo es la norma". 

jam