Sobre la composición en ajedrez / En la opinión de Manuel Michelone

Manuel Michelone / APRO / MX Político.- Como la música, en el ajedrez existen los compositores, que son personas que inventan literalmente posiciones que en muchos casos son muy difíciles de resolver. En estas composiciones, también llamados problemas de ajedrez, normalmente las blancas juegan y ganan (o empatan) y en muchas ocasiones la solución a estos acertijos es fascinante por la sutileza de ideas y por los temas que presentan. Todo jugador de ajedrez de competencia debería ver con frecuencia estos estudios y composiciones porque revelan las ideas más complejas e intrincadas, las sutilezas más finas y nos demuestran finalmente las grandes virtudes del ajedrez.

Los compositores de ajedrez se especializan muchas veces en algún género en particular, por ejemplo, mate en dos jugadas, en tres jugadas, mates ayudados o problemas incluso de fantasía, en donde las piezas de ajedrez se mueven de formas poco convencionales.

Existen en el mundo competencias de finales y estudios artísticos, en donde incluso los grandes maestros van a intentar resolver el mayor número de problemas propuestos. De hecho, el GM británico John Nunn ha sido campeón mundial en la resolución de problemas de ajedrez en los últimos años. Existen libros dedicados a este tema, como el de "Ajedrez Artístico', del Maestro Internacional mexicano Guil Russek (Editorial Selector), en donde hace un repaso de los estudios y problemas más emblemáticos de todos los tiempos.

La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, por sus siglas en francés), otorga títulos a los compositores de ajedrez más relevantes, los cuales se dan por un número determinado de problemas publicados en los álbumes de la propia FIDE. Por ejemplo, Milán Vukcevich fue un gran maestro de la composición ajedrecística, así como también Maestro Internacional frente al tablero.

Existen muchos compositores de ajedrez, y desde luego, los hay con diferentes habilidades para crear problemas más o menos complejos. Algunos de los relevantes son: Edith Baird, Pal Benko, Vladimir Bron, André Chéron, Thomas Rayner Dawson, Leonid Kubbel, Sam Loyd, Comins Mansfield, Geoffrey Mott-Smith, Vladimir Nabokov, Henri Rinck, Alexei Troitsky y Milan Vukcevich.

Igualmente existen "escuelas" de composición, que son estilos sobre el tipo de problemas que se busca componer. Por ejemplo, la vieja escuela alemana pone énfasis en la complejidad y dificultad de la solución y modela el mate en la variante principal. Son comunes los problemas de 4 o 5 jugadas para dar mate.

Por su parte, la escuela bohemia busca poner énfasis en la belleza artística y el número de variantes a que terminan en un mate modelo. Aquí la mayoría de los problemas caen en tres o cuatro jugadas hasta el mate.

En cambio, la escuela inglesa busca que los problemas tengan muchas variantes y en la motivación para ello.

La escuela soviética es quizás la más prolífica, en donde los problemas de alta estrategia han sido tratados de forma espectacular.

Por supuesto que muchas escuelas se entremezclan entre ellas y no puede definirse muchas veces un estilo en particular. No obstante, esto, en la mayoría de los estilos o tendencias, aparecen problemas fantásticos que retan a la imaginación del ajedrecista para poderlos resolver.

--
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto