Presidentes que no Usaron gel Fijador / En opinión de Nidia Marín

Redacción MXPolítico.-La befa y la burla contra los ex presidentes de México no cesan de parte del actual Jefe del Ejecutivo. ¿Quién le da cuerda para que haya información estulta, amarillista y con “volada” de notas? Lo desconocemos, pero hacen mal en utilizar a los periodistas para difundir tonterías que, por desgracia, se tienen que dar a conocer porque es la obligación de los reporteros.

El caso más reciente es sobre el copete de Enrique Peña Nieto y los supuestos miles de pesos (70,435) en gel fijador para cabello, gastados en una sola fecha. Ni modo que el Presidente de la República Mexicana en aquel momento, diera un salto al pasado.

Sí, porque antes, en los cuetes que las madres enrollaban para hacer caireles o en los cabellos rebeldes de los niños se utilizaba el agua con azúcar, el limón y la grenetina disuelta también en agua, hasta que llegó la gomina Glostora y el Bylcream.

Y Como decía el tango de Julio Sosa:

¡Te acordás, hermano, qué tiempos aquellos! / Eran otros hombres, más hombres los nuestros, / No se conocían coca, ni morfina, / Los muchachos de antes no usaban gomina.”

Ya en los años sesenta las mujeres traían enormes edificaciones con laca, Elvis Presley también, aunque los muchachos en lo general lucían sus melenas a la “Beatles”.

Y llegarían vaselinas sólidas, los mousses, los geles, hasta arribar en los últimos tiempos al llamado Moco de King Kong, el cual al parecer deja a las creaturas casi con casco, aunque si se rascan la cabeza, acaban como resplandor, muy por el estilo del querido maestro Pancho Toledo.

Por cierto, seguramente aun no arriba a la siguiente etapa de su nuevo viaje, porque casi apuesto a que se encontró en el camino con algún escarabajo del Istmo, o una tortuga de Juchitán a la que siguió.

A Toledo lo recuerdo bien. Era sobrino de mi amigo Luis, también pintor. Yo escribía una columna cultural y a Pancho lo conocí allá por 1970 en la casa del poeta narrador, ensayista y periodista costarricense, Alfredo Cardona Peña, durante una reunión en la cual casi llegan a las manos Fedro Guillén y Pancho debido a que el primero habló mal de Tamayo, maestro del segundo.

Y quien me diría que, con el tiempo, conocería también a Tamayo y hasta bailaría un danzón con él. Fue en una cena por el aniversario del grupo de periodistas “20 Mujeres y Un Hombre”, efectuado en el Club Naval de la Secretaría de Marina, al que acudió también Manuel Alonso, titular de Comunicación Social de Presidencia de la República. Doña Olga, la esposa de Tamayo no fue porque unos días antes se había fracturado la cadera.

Pero ese día a los primeros acordes de Nereidas, hasta mi mesa llegó el gran pintor oaxaqueño, me sacó a bailar y no pronunció palabra alguna. El danzón concluyó, me dio las gracias y me fue a dejar a mi mesa.

Para esa cena, por cierto, me habían elaborado un estrambótico chongo, muy lleno de laca. Entonces se podía porque hoy con las canas, que son más necias que cualquier gel, es imposible y si no que lo diga el Presidente a quien los peinados le duran minutos y siempre trae un flequillo blanco sobre la frente, así como un peine en el bolsillo.

Y para rematar lo interesante fue lo señalado por el periodista Carlos Ferreira respecto de que el gasto realizado el 27 de octubre de 2017, en el que se erogaron un millón 74 mil 670 pesos en rastrillos desechables, pasta y cepillo dentales, agua de tocador para dama, agua de tocador para caballero, gel fijador para cabello, esponja lustradora y cortauñas fue, además, para todos los integrantes del Estado Mayor Presidencial que acudieron: hombres y mujeres.

Por otra parte, periodísticamente, también de interés hubiera sido conocer en México qué mandatarios no usaron nada para aplacarse el cabello en vista de que desde finales de los años veinte del siglo XX se inventó el gel en Inglaterra para que los hombres pudieran mantener su cabello peinado y brilloso como mojado.

Sólo sabemos que los presidentes que no lo usaron, porque eran del equipo al que se refería aquel cha-cha-cha “poco pelo, poco pelo para que quieres barbero” fueron: Adolfo López Mateos, Adolfo Ruíz Cortines, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo y Carlos Salinas de Gortari. 

 

Autor:Nidia Marín 

 

—--

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto