Orta, en la Mira / En opinión de Jesús Michel Narváez

Redacción MXPolítico.- Con títulos académicos de licenciado en economía por el TEC de Monterrey, maestría en administración de empresas por la Universidad de Texas, consultor de finanzas públicas y administración de proyectos en diversas instituciones del sector privado durante caso 20 años y con cargos en el sector público meramente administrativos aunque fungió como secretario general de la Policía Federal y director General de Administración del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Jesús Orta Martínez nunca ha sido funcionario operativo en el sector policíaco.

 

Ahora se entiende porque la seguridad en la Ciudad de México es poco menos que 0 a la izquierda.

Al secretario de Seguridad Ciudadana, designado por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, le pasan de noche los problemas y toma decisiones que, hasta ahora, no han resultado en nada satisfactorias para quienes habitamos la Capital del País.

Y aunque tardíamente, Movimiento Ciudadano, el partido naranja propiedad del senador Dante Delgado, pidió formalmente la remoción del funcionario bajo el argumento de que los policías señalados de violar a una joven de 17 años no han sido sancionados conforme a la ley.

En un comunicado, MC expresa: “El poder que ostenta Claudia Sheinbaum debe operar en beneficio de las víctimas y no de los victimarios, y no se trata de ‘inventar culpables’, como lo ha señalado, sino de asumir su responsabilidad y de seguir los protocolos y procedimientos de cada dependencia para no colocar en una situación de mayor riesgo a las víctimas”.

El partido naranja plantea que la labor de Orta Martínez ha sido ineficaz porque no hay esclarecimiento de ninguno de los tres casos de abuso sexual a mujeres cometido por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana en los últimos meses.

Los reclamantes se quedan cortos. No solo se trata de las violaciones, comprobadas por las víctimas a quienes se les pretende obligar identifiquen a sus atacantes con el riesgo que ello conlleva, sino de la violencia que azota a toda la Ciudad de México. Robos a mano armada a plena luz del día, asaltos en casa-habitación, comercio, industria… circular por cualquier calle es un riesgo, porque lo mismo aparecen bandas de jóvenes que, armados, rompen cristales y se llevan los autos que integrantes del crimen organizado. Y qué decir de lo que pasa en las plazas comerciales.

Ya es tiempo de que la señora Sheinbaum escuche a los ciudadanos y tome una decisión para mejorar la seguridad de la Ciudad que dice gobernar.

 

Autor: Jesús Michel Narváez  

 

—--

 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto