La Costumbre del Poder: Estado y modelo político / En opinión de Gregorio Ortega Molina

Redacción MXPolítico.- Imposible lograr que los corifeos intelectuales de AMLO comprendan que la restauración de la presidencia imperial, se convierte en pesado lastre para el Estado, porque si en su momento fueron simbióticos, hoy son opuestos.

Una nación de 120 millones de habitantes no puede continuar gobernado como una de 35 millones, cuando el milagro mexicano y las facultades metaconstitucionales del presidencialismo todo lo facilitaron. Nada impedía  imponer la voluntad de un solo hombre. Hoy es imposible. Las relaciones entre la sociedad y las instituciones del Estado son divergentes: obedecen a los grupos e intereses que representan, y hay tantos y tan diversos como maneras de vivir. Unos lo hacen con lo que hay, se acomodan a lo que alcanza; otros están instalados en la economía del desperdicio, los menos, pero la distancia recorrida entre uno y otro extremo conlleva matices, condiciones, exigencias, diversidad ideológica, sexual y política, ya no digamos religiosa. El monolitismo católico se agotó.

La institución presidencial tal y como hoy sobrevive, es un estorbo para lograr el propósito de quienes predican un Estado fuerte, con su poder rector sobre la economía y el ordenamiento de las divergencias sociales. Imposible regresar a ese modelo en el que el presidente de la República fue la última instancia, ni siquiera con el mangoneo que hoy se tiene sobre el Congreso y el intento de yugular al Poder Judicial de la Federación. No es lo mismo mandar sobre los grupos políticos, que hacerlo sobre la diversidad de la sociedad.

El corporativismo, que fue correa de transmisión de ese omnímodo poder presidencial, quedó totalmente desarticulado, ya ni la CNTE escucha y se alinea a la voz de AMLO; los otros factores de poder fueron desplazados por los poderes fácticos, y éstos van a lo suyo, poco los interesa el Estado, y mucho menos el gobierno. Reordenar la vida de las instituciones requiere inaugurar caminos, ofertar alternativas y nuevas soluciones. Son una tontera las proyectadas nuevas centrales obreras.

Pero no quieren la reforma del Estado, le temen, porque sería conminarlos a entrar a un mundo que no comprenden, como tampoco entienden que culminó esa época en que el poder no se comparte. Reordenar a México pasa por hacerlo con las instituciones y por sustituir los rescoldos del presidencialismo imperial por el presidencialismo parlamentario, a través de una reforma del Estado que nos conduzca a la IV República. Olvídense de la faramalla de la 4T.

Autor: Gregorio Ortega

Contacto: www.gregorioortega.blog @OrtegaGregorio

—-

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de los autores y no refleja la posición del medio. 

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto