Extremos peligrosos / En opinión de Carlos Ramos Padilla

Redacción MXPolítico.- He sostenido que el principal provocador del radicalismo y el encono social es ni más ni menos que el propio Presidente. No habré de repetir una vez más sus descalificaciones, sus menosprecios, sus epitetos y sarcasmos en sus conferencias mañaneras. Pero si es deber anotar que las consecuencias están siendo muy preocupantes.

De las acusaciones presidenciales se ha pasado al abucheo generalizado a los gobernadores que no pertenecen a su círculo cercano. Se han permitido las vulgaridades de Taibo II y el que Epigmenio Ibarra señale que los soldados son asesinos. De Fernandez Noroña y sus bajezas ni hablar. Pero hoy las amenazas y las burlas han tocado a personajes de primer orden con nombre y apellidos, Vicente Fox, Yeidckol, Felipe Calderón, Manuel Bartlett, Barbosa, “el bronco”...y esto se ha traducido en mensajes muy, pero muy graves.

Ahí tenemos a Ximena Garcia, comandante de vuelo de Interjet que provocó una enorme polémica al desear se lanzará una bomba sobre el zócalo y que de inmediato otros más en redes sociales aseguraran que “una bomba ahorita en el zócalo sería perfecta”, o el que concluye que una detonación de esa magnitud “ hubiera acabado con el 50% de acarreados de EPN y el PRI” o que estalle un artefacto “el día 15 de septiembre para que RIP Calderón, EPN y de paso sus rateros”. Pero los tonos no han disminuido, hay quienes pensando en amlo preguntan “y dónde està Aburto” y lo inimaginable, una mujer en redes escribió lo siguiente “ ay ya dejen a Ximena en paz, yo tenia la esperanza de que hubiera un francotirador y ver cómo lo volaban los sesos al peje en cadena nacional, troleénme a mi”. Adicional a este peligroso deseo que convierte a esta mujer en la primera sospechosa de ocurrir un atentado, es la intención de llamar al crimen, al asesinato de la manera más estúpida. Muchos podemos estar en desacuerdo con el Presidente, sus declaraciones y engaños. Muchos sabemos las formas en que están sumidos en la corrupción y que viven del engaño a los pobres.

Muchos hemos sido perseguidos por sus incondicionales que sin pedírselos se sienten con la suficiente autoridad de hacerle un favor al tabasqueño eliminando a periodistas, pero no podemos estar cayendo en esa serie de primitivas, grotescas y criminales aspiraciones. No debemos permitir que seamos asesinos en potencia y que nuestras amarguras, odios y patologías nos condenen a ser un país de retrógrados, de mentecatos, de imbéciles. Tenemos todo el derecho de reclamar, de exigir, de manifestarnos a favor o en contra, eso hacen los seres con razón e información dentro de un ambiente libre y democrático, hacer lo contrario es orillarnos a la barbarie, por ello me atrevo nuevamente, como muchos, muchos más, a pedirle al Presidente que ya le baje el tono a su comportamiento soberbio y acusador.

En nada conduce al país saber que las decisiones están en su dedito o que los demás son “ternuritas” o “neofascistas”. El Presidente es el primer responsable en armonizar, en construir, en llamar a la unidad y al progreso. Ya le dijo a un Presidente “cállate chachalaca” ya le dijo a otro Presidente “Borolas”, qué sigue? Y lo peor, quién será el responsable de que se inicie la balacera? Y que conste que es pregunta. 

Autor: Carlos Ramos Padilla 

____

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio  

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto