AMLO y el peligroso pedestal / En la opinión de Denise Dresser

Denise Dresser / APRO / MX Político.- “Desde la más intensa cercanía confirmé ayer que Andrés Manuel López Obrador ha tenido una transfiguración; se mostró con una convicción profunda, más allá del poder y la gloria. Se reveló como un personaje místico, un cruzado, un iluminado. La entrega que ofreció al pueblo de México es total. Se ha dicho que es un protestante disfrazado. Es un auténtico hijo laico de Dios y un servidor de la Patria”. Así se expresó Porfirio Muñoz Ledo. Así reveló un fenómeno inquietante que crece y se ensancha: el culto a la personalidad. La exaltación del líder repleto de virtudes que nunca se equivoca. La genuflexión ante una figura irreprochable a la cual nunca se debe criticar, a la cual siempre se debe adular. Y con ello, la democracia mexicana deja de ser un proceso construido sobre instituciones; se vuelve un culto edificado sobre la infalibilidad.

Existe ya un séquito empeñado en colocar a AMLO sobre un pedestal peligroso. Quienes lo aman desaforadamente. Quienes están seguros de que nunca le va a fallar a la gente que lo acompañó y justifican decisiones que no concuerdan con lo prometido o lo que la democracia requiere. Quienes lo llaman “nuestro Perón”, el que va a sentar a la oligarquía para que por fin piense en los pobres. Quienes se autodenominan sus “hijos”, cuales hijos de Dios. Los tremendamente fascinados, capaces de defender o justificar cualquier contradicción, cualquier postura aunque corra en contra de aquello por lo cual se lleva años luchando en México. Los contrapesos, las autonomías, el federalismo, la transparencia, el combate al clientelismo, el desmantelamiento del capitalismo de cuates, la despolitización judicial, la desmilitarización de México. Todas, causas que han sido negativamente afectadas por decisiones que se presentan como curas para los males, pero terminarán exacerbándolos.

Como la figura de los “superdelegados” y el reforzamiento del clientelismo que promoverá. Como la Guardia Nacional y la rendición del mando civil al mando militar que asegurará. Como la terna propuesta para la Suprema Corte y el golpe a la autonomía institucional que conllevará. Como las “consultas populares” y la manera en la cual han distorsionado el sentido de la democracia participativa que muchos impulsamos. Ante cada foco rojo que la 4T enciende, hay un acólito incondicional dispuesto a defender lo indefendible. Dispuesto a matar al mensajero en lugar de atender el mensaje. Para aquellos que ven al nuevo partido-gobierno como indefectible, los escépticos son “pequeñitos que odian al pueblo”. Los que señalan incongruencias son “reaccionarios”. Los que señalan son “miembros de la derecha”, aunque tengan una larga trayectoria de izquierda, incluyendo cientos de organizaciones con décadas de lucha en favor de los derechos humanos y la paz.

Incapaces –por lo visto– de entender los procesos esenciales de la democracia, confunden popularidad con razón, legitimidad con permiso para aplanar, mayorías con marrullerías. Callados ante la incorporación de Ricardo Salinas Pliego –uno de los empresarios más abusivos y rentistas del país– al consejo empresarial asesor de AMLO. Silenciosos ante el populismo penal que representa la aprobación de la prisión preventiva oficiosa, una forma más de victimizar y criminalizar a los pobres. Enmudecidos por su obsesión con el personaje, con quienes bautizan como “San Andrés”. Claridoso, magistral, un estadista.

Pero como escribe el historiador Timothy Snyder, el amor al personaje es lo que une a un clan o a una tribu, no a una democracia. Si amamos sólo la cara, no estamos pensando en procesos políticos o política pública; en vez de ello, estamos aceptando acríticamente al nuevo régimen y sus nuevas reglas. Pero la democracia tiene que ver con procedimientos, no con una sola persona mitificada. El culto a la personalidad destruye la verdad; esa verdad es reemplazada por la creencia o por la fe. Empezamos a creer lo que el líder quiere que creamos. Que el neoliberalismo es la fuente de todos los males, que el Ejército no viola los derechos humanos, que la corrupción acabará porque el presidente es incorruptible. Al abrazar esos artículos de fe, dejamos de lado la verdad sobre los verdaderos enemigos a vencer: la politización de las decisiones económicas, la correlación entre militarización y el incremento de la violencia, la ausencia de instituciones capaces de prevenir y combatir y sancionar la corrupción, al margen de la voluntad del presidente.

Colocar a AMLO en un pedestal lleva a que muchos ya no puedan distinguir entre verdad y sentimiento, verdad y emoción, verdad y esperanza, verdad y fe. Significa una abdicación de la razón ante la creencia. Lleva a que –como sugiere Snyder– la primera pregunta de la política sea “¿quiénes son ellos y quiénes somos nosotros?” en lugar de “¿cómo es el mundo y qué podemos hacer en él?”. En el momento en el que aceptamos que la política es un tema de “ellos” contra “nosotros”, construimos un país sobre la ansiedad y el rencor y el miedo, no sobre la deliberación y el debate y los argumentos basados en evidencia. Dejamos de exigir estudios sobre el Tren Maya y Santa Lucía, sobre el impacto del despliegue militar, sobre los efectos de la prisión preventiva en los pobres. Dejamos de ser congruentes y consistentes y racionales y demócratas.

Porque el culto a la personalidad atrofia a los países y lo estamos viendo hoy en Estados Unidos, en Hungría, en Polonia, en lugares donde gobiernos democráticamente electos están promoviendo la desdemocratización. Cuando creemos tanto en un hombre debilitamos nuestra capacidad de pensar, evaluar, exigir, crear cercos y contrapesos; debilitamos a las instituciones que nos permitirían hacer eso en el futuro. Subcontratar el destino del país a un solo hombre por la fe que se tiene en él no debería ser motivo de orgullo, sino de desasosiego. Y de reflexión.
--
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto